Guía rápida para elegir un buen yogur.

publicado en: RECURSOS | 0

Hoy vengo a comentarte un tema que quizás te ha captado la atención más de una vez, sobretodo cuando te paras delante de las neveras de productos lácteos, buscando un yogur en concreto.

¡Me apuesto lo que quieras a que tardabas menos en encontrar a Wally!

Bromas a parte, elegir un buen yogur, no es tarea fácil hoy en día, dado al desproporcionado repertorio de variedades que nos ofrecen los supermercados.

Y es que el yogur es un producto que se engloba dentro de los alimentos fermentados y por tanto, nos aporta beneficios para el cuerpo, a parte de su valor nutricional.

A parte del yogur, también entrarían como alimentos fermentados, el kéfir, chucrut, el té kombucha, kimchi, el queso fresco, los encurtidos fermentados, la hidromiel, los fermentados de soja, el garum (fermentado de pescado) y alguno más que seguro que me dejo.

¿En qué te tienes que fijar en general a ahora de elegir un yogur?

  • Parece obvio, pero los yogures, deben estar SIN pasteurizar, por lo tanto, si no los haces en casa deberás buscarlos en los estantes refrigerados para garantizar que los microorganismos presentes en el yogur se mantengan vivos hasta su consumo, es decir, los preparados que parezcan yogures que están fuera de las neveras, no se pueden considerar yogures, porque están pasteurizados, esto afecta a las bolsitas preparadas para bebés con fruta y “yogur” que están en estantes sin frío.
  • Si es tipo probiótico o con alguna alegación de salud referente a su contenido en microorganismos, tiene que contener como mínimo, 10 elevado a la 9 CFU (unidades Formadoras de Colonias), para que lleguen los microorganismos en cantidad suficiente al intestino después de sobrevivir a los ácidos del estómago.

Con los yogures normales, por ejemplo, la legislación española permite la denominación de yogur a partir de 10 elevado a 7 CFU, por lo que si quieres un yogur probiótico, deberás fijarte que contenga escrito en su envase la cantidad mínima de 10 elevado a 9 CFU, si no pone nada, es que no tiene dicha cantidad.

Por otra parte, vigila porque si tienes un yogur probiótico pero a la vez está lleno de azúcar, quizás no te compensa elegirlo y te beneficia más un yogur normal de toda la vida.

¿Qué diferencia hay entre un yogur normal y uno bífidus?

Nutricionalmente tienen la misma composición, lo único que cambia en el yogur bífidus, es que a parte de contener bacterias lácticas (Lactobacillus), tiene también bifiídobacterias (Bifidobacterium), que es otro probiótico beneficioso para nuestra salud.

¿cuántos tipos de yogur hay?

Pues hay tantos tipos como puedas imaginar, ya que dentro de cada grupo también tendrías que añadir los subtipos, desnatado, 0%, azucarado, con azúcar de caña, con sabores a frutas, con sabores de postres, edulcorados, sin lactosa, con extra de proteínas, con fibra, batidos y que se venden para beber, etc

Yogur natural: se denomina yogur natural al producto resultante de la fermentación láctica de la leche de vaca. Si la leche es de otro animal, debe de poner en la etiqueta yogur de “el animal que produce la leche”.

Yogur griego: de consistencia más cremosa, contiene mas porcentaje de grasa y menos de agua.

Skyr: Este producto típico de Islandia, esta clasificado como queso fresco como el quark alemán, aunque como es parecido al yogur griego en consistencia, se suele ubicar junto con los yogures, ya que se consume como un yogur. Se produce con leche desnatada y contiene un elevado aporte de proteínas.

Yogur “col”: son los yogures elaborados con esteroles vegetales para reducir los niveles de colesterol en sangre. Estos yogures tienen una base de yogur normal y se les añade estos esteroles a mayores, con una cantidad aproximada de 1,5- 2 gramos por envase, que es la cantidad que se ha descubierto que reduce los niveles de colesterol.

Estos esteroles, también los puedes encontrar en la fruta, frutos secos, cereales y verduras, es decir, que con una dieta sana con aporte suficiente en alimentos de origen vegetal, obtendrías entre 300-500 gramos de esteroles vegetales, pero a su vez, el aumento de consumo de alimentos de origen vegetal, seguramente reduciría considerablemente la ingesta de colesterol de la dieta, por lo que tendrías el mismo efecto con tu colesterol al fin y al cabo.

¿Cuál es el mejor yogur?

El mejor es el que no le han añadido nada de azúcar, mermeladas, saborizantes, aromas, etc. Es decir el natural entero (con bífidus o sin), ya sea tipo griego o normal, ya que recientes estudios han demostrado que el consumo de yogures desnatados no tiene efectos en la pérdida de peso, y esto es así aún teniendo en cuenta que su aporte calórico es menor.

Esto se debe a que los yogures desnatados tienen mayor proporción de azúcares para compensar la pérdida de grasa, al efecto saciante de la grasa de los yogures enteros y que contribuyen a una disminución del índice glucémico también por efecto de la grasa.

Si quieres puedes personalizar tu yogur, es decir, si te apetece un yogur con un toque dulce, añade trozos de fruta, semillas de vainilla, canela o incluso trozos de frutos secos, pasas, arándanos deshidratados. Si quieres un extra de proteína, añade frutos secos, semillas como pipas de calabaza, cereales integrales como la avena, crema de cacahuete casera, si quieres más aporte de grasas saludables o quieres aumentar de peso, añade aceite de oliva, frutos secos o aguacate y por último, si quieres un extra de fibra, añade cereal integral, y fruta por ejemplo.

¿Cómo hago yogur en casa?

Mezcla un litro de leche con una medida de yogur (125 gramos) y lo dejas en la yogurtera toda la noche (8-10h), a la mañana siguiente, apagas la yogurtera y dejas la cubeta o vasitos a temperatura ambiente tapados, cuando este fría, lo metes en la nevera.

¿y qué pasa con el Kéfir?

El Kéfir es también un yogur fermentado y básicamente son unos gránulos compuestos por diferentes bacterias probióticas (Lácticas, acidoacéticas, bifidobacterias) y levaduras que viven en simbiosis, una vez añadidas a la leche (sin azúcar, entera o desnatada) producen yogur de kéfir. El criterio para elegir un buen kéfir comercial seíra el mismo que para los yogures.

¿Cómo hago kéfir en casa?

Esta bebida, si la haces casera porque te han dado los gránulos o los has comprado, es menos ácida que el yogur, más líquida y contiene gas aunque en pequeña proporción. Para hacer kéfir necesitas poner en un tarro limpio y seco, 60g de gránulos por litro de leche y dejas la mezcla tapada en nevera 1 día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.